sábado, 4 de enero de 2014

¿QUIEN ES EL AUTOR?



QUIEN ES EL AUTOR?


Creo que si le dedicáramos el tiempo necesario, podríamos escribir un pequeño libro que contuviera todos los buenos deseos y propósitos que nuestros familiares, amigos, conocidos y aún nosotros mismos publicamos en nuestros blogs, cuentas de Facebook, Twitter y demás redes sociales con motivo de un año nuevo no les parece?
Bien, sobre uno de estos dichos es que hoy les quiero hablar. Dando vueltas por la Red durante estos primeros días del año me encontré con estas palabras: “365 nuevos capítulos para escribir en mi historia... Si Dios está a mi lado TODO ES POSIBLE!”
Cuando la leí por primera vez me pareció una afirmación correcta, pero al día siguiente, al recordarla entendí que había un error, que en realidad no era del todo cierto. Si, es verdad, esos 365 capítulos están en blanco, listos para ser escritos, y eso, sin dudas, es esperanzador. Pero la cuestión es, escritos por quien? Por mi o por Dios. No basta con tener a Dios a nuestro lado como lector, debemos tenerlo a nuestro lado como autor.
Ese día entendí que Si lo que quiero es que las cosas salgan bien, el verdadero autor de cada uno de los capítulos de mi año debe ser Dios, el autor de la vida. Él escribió el primer capítulo de mi existencia y de la tuya, y también tiene finalizado el último, y esto es así nos guste o no, de esta realidad no podemos escapar, es una realidad absolutamente independiente de lo que vos o yo creamos o pensemos.
Pero… y que pasa con el resto de nuestros días? Que pasa con cada uno de los capítulos de nuestra vida que comienza cada mañana al abrir nuestros ojos? Muy simple, muy sencillo, muy impactante: nos ha dejado todo el resto a nuestra elección, somos nosotros quienes elegimos quien será su autor.
Es mi decisión elegir: quien escribirá estos capítulos? Yo?  De mi puño y letra? Yo? Que muchas veces me dejo llevar por mis emociones? Yo? Que muchas veces carezco de ideas, creatividad, ilusiones, sueños? Yo? Que fácilmente me desanimo y soy capaz de dejar una página a medias porque no me gustó como me salieron las cosas? O será que tomaré la decisión correcta  y dejaré que sea Él quien plasme en cada página de mi año su voluntad para mi vida? Será que finalmente pondré en sus manos todo mi año para que Él haga de mí un libro digno de ser leído día a día por quienes me rodean? Será que al fin decidiré que el Supremo Autor sea quien escriba de su puño y letra cada instante de mi vida?
No hay una tercera vía, no existe la posibilidad de coautorías, o lo hago yo o lo hace Él; o escribís vos o escribe Él, el Autor de Autores.
Un consejo? Buscá un sitio en el que puedas estar a solas con Dios y decile: en tus manos están mis tiempos, en tus manos está mi año, acá están cada uno de los capítulos de este 2014 que restan por escribirse. Tomá en tus manos este libro que es mi vida y encargate vos de escribir cada una de sus páginas.

EL FÍN DE TODO EL DISCURSO OÍDO ES ESTE: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Eclesiastés 12:13-14).


7 comentarios:

A las 4 de enero de 2014, 12:16 , Blogger TERE ESCAS ha dicho...

Es verdad Andrea, fueron muchísimos los mensajes leídos durante estos días con una infinidad de propósitos, de sueños, de proyectos, de deseos; y todos muy lindos y muy buenos, tanto para las personas que los necesitan como para los demás que pudieran salir beneficiados con ellos. Pero esos deseos y proyectos deberíamos convertirlos en oraciones elevadas al cielo, porque es la única manera en que nos aseguramos que Dios sea el autor de todos esos capítulos de los que hablas.
Uno de esos tantos mensajes que yo también leí en las redes sociales y que hoy comparto contigo y con tus lectores, decía más o menos así:
"Sean cuales sean tus propósitos de Año Nuevo, no olvides Proverbios 16, 3 : "Encomienda tus obras al Señor, y tus proyectos se llevarán a cabo".

Feliz Año Nuevo, lleno de proyectos, sueños, deseos escritos, dirigidos y realizados por nuestro Padre del Cielo para ti, tu familia y todos tus amigos.

 
A las 4 de enero de 2014, 16:28 , Blogger Hilda ha dicho...

"Un consejo? Buscá un sitio en el que puedas estar a solas con Dios y decile: en tus manos están mis tiempos, en tus manos está mi año, acá están cada uno de los capítulos de este 2014 que restan por escribirse. Tomá en tus manos este libro que es mi vida y encargate vos de escribir cada una de sus páginas."

Como para enmarcar la frase Andrea Genial.

Es que cuando dejamos que Él nos guie, las cosas salen mucho mejor.
Cada vez que tengo un problema y debo hablar, le pido a Dios hable por mí, y si las cosas no salen bien, bueno, no es por Él, quizás yo no supe oír jeje

abrazos. Hilda

 
A las 4 de enero de 2014, 18:56 , Blogger A. P. ha dicho...

Tere, otra vez de acuerdo con vos! Es absolutamente cierto, si no convertimos nuestros deseos y proyectos en sinceras oraciones que buscan hacer la voluntad de Dios, es muy probable que las cosas nos terminen saliendo mal, que suframos desilusiones, desengaños y cometamos errores. Por eso es fundamental hacer lo que nos dice Proverbios… poner en las manos de Dios todos nuestros caminos, es lo único que nos asegura un final feliz!
Un gran abrazo y muy feliz y bendecido año para vos y toda tu familia!

 
A las 4 de enero de 2014, 19:04 , Blogger A. P. ha dicho...

Gracias Hilda! Hermanita… si todos tuviéramos la capacidad de pedirle a Dios que hable por nosotros, que actúe por nosotros, que sea Él y no nosotros quien determine como debemos actuar en determinadas situaciones… cuantos problemas nos ahorraríamos no? Cuantos dolores de cabeza… cuantas lágrimas menos!
Y si en vez de enojarnos con Dios cuando las cosas nos salen mal nos hiciéramos cargo de nuestra propia sordera… que diferente que sería la vida! Todo sería mucho más fácil de solucionar.
Y si a parte de pedirle a Dios que escriba cada uno de los capítulos de este año le agregamos el pedido de que nos destape los oídos para poder escuchar más clarita su voz? Jejeje Yo lo voy a hacer.
Un fuerte abrazo y muy feliz año para vos, tu mami y tu sobrino! Dios te bendice!

 
A las 5 de enero de 2014, 19:28 , Blogger MiriamL ha dicho...

Querida Andrea, qué bueno fuera que Dios escribiera cada capítulo de nuestra vida, pero El nos ha dado el libre albedrío para que lo hagamos nosotros, si no fuéramos como marionetas movidos por los hilos de Dios y no es eso lo que El quiere. El quiere que con toda nuestra voluntad, con nuestro corazón, nuestra mente y con toda nuestra alma, le amemos y hagamos Su voluntad, así que nuestro compromiso con El es escuchar Su voz, cada día para no cometer esos errores que luego pagamos muy caro.
Un fuerte abrazo, con todo mi cariño.

 
A las 6 de enero de 2014, 11:27 , Blogger A. P. ha dicho...

Miriam, totalmente de acuerdo con vos, es más que necesario tener nuestros oídos bien abiertos para escuchar su voz y elegir día a día que hacer… le hago caso, o sigo mis deseos? Sigo mi libreto o el suyo? De eso se trata lo que quise decir pero me parece que se me pasó por alto hacer esta aclaración. Más que importante tu aporte. Dios te bendiga y un muy feliz y bendecido 2014!

 
A las 13 de enero de 2014, 17:43 , Blogger MiriamL ha dicho...

Andrea, qué bueno que coincidimos con la idea, así como lo pusiste ahora me queda super clara tu idea inicial.
Bendiciones!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal