viernes, 20 de septiembre de 2013

Les pasó alguna vez?




Les pasó alguna vez?
Estar en tu casa, escuchando música, leyendo la Biblia, o simplemente meditando en lo bueno y fiel que es Dios, y de pronto tu espíritu se conmueve, tu corazón se llena de gozo, tus ojos se inúndan de lágrimas… que pasa? Algo sencillo y extraordinario a la vez, es el Espíritu Santo que te visita, es el abrazo del Padre, ese abrazo que tanto necesitabas, es la presencia del Rey de Reyes que llega y lo llena todo!
Eso mismo me acaba de ocurrir, el Rey me visitó! Yo no lo tenía planeado, pero Él si, y estoy tan feliz, tan reconfortada que no tengo palabras para agradecerle.
No sé si alguna vez te ocurrió, pero sí sé que es lo mejor que te puede pasar. Si estás necesitando esta visita, este abrazo, este mimo de Dios, entonces tené en cuenta solo una cosa: Él quitó el velo que había entre el cielo y la tierra, ya nada se interpone entre el Padre y vos! Solo poné tu vida en las manos de Jesús y decile que necesitás un abrazo de tu Papá, la visita del Espíritu Santo. Vas a ver, Él no es deudor de nadie, te va a visitar, el Rey de Reyes va a entrar en tu hogar y te va a abrazar!
Recordá… Dios quitó el velo que había entre el cielo y la tierra, Él nos acercó como hijos!

5 comentarios:

A las 20 de septiembre de 2013, 14:42 , Blogger MiriamL ha dicho...

Querida Andrea, qué bendición!
Me pasó una vez, después de cenar, nos quedábamos en la mesa teniendo nuestro devocional, en la mañana eran tantas carreras que no nos daba tiempo, así que apartábamos ese tiempo después de cenar para cantar himnos, leer la Biblia y orar.
Orando estábamos cuando sentí la presencia de Dios junto a mí, rompía a llorar y no me podía detener, fue un momento tan especial que quisiera vivir otra vez, así palpable, porque siento la presencia del Señor por supuesto, me hace sentir tan pequeñita como una hormiga, jaja, pero sentir una presencia casi física, sólo una vez ¡fue maravilloso!

 
A las 20 de septiembre de 2013, 17:24 , Blogger Hilda ha dicho...

que lindo!! me pasó una vez cuando visité a la Virgen de Schoenstatt :)

abrazos!

 
A las 20 de septiembre de 2013, 17:32 , Blogger A. P. ha dicho...

Miriam, es muy difícil encontrar las palabras para describir momentos como esos verdad?
Tenemos un Dios grande, y su amor es tan inmenso que se esfuerza para acercarse a nosotros y hacernos sentir que está a nuestro lado. Son momentos simplemente maravillosos e inigualables, nada se compara a estar en su presencia!
Pedílo Miriam, pedile al Padre volver a sentirlo de esa manera, estoy segura de que Él te va a visitar nuevamente.

Saludos, Dios te bendice!

 
A las 20 de septiembre de 2013, 17:35 , Blogger A. P. ha dicho...

Hilda, que bueno que hayas tenido una experiencia así, son momentos que nos hacen sentir que Dios si que es real!

Saludos, Dios te bendice!

 
A las 21 de septiembre de 2013, 22:09 , Blogger MiriamL ha dicho...

Así es Andrea, no hay palabras para describirlo, sólo porque ya lo viví pude saber lo que tú sentiste.
Claro que lo he pedido muchas veces, pero creo que como todo lo que hace El, es en Su tiempo y con un propósito, solo me queda esperar, :)

Dios también te bendice a ti!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal